Relaciones Peligrosas: Vincent Van Gogh y Edvard Munch

Dos poderosos museos unen fuerzas para la primera muestra conjunta de dos artistas de peso: por un lado ‘Van Gogh+Munch’ fue exhibida primero desde el 9 de mayo al 20 de setiembre del 2015 en el Museo Munch de Oslo. Cinco días después, el 25 de setiembre, las 77 obras y más de 10 manuscritos y documentos aterrizaron en el Museo Van Gogh de Amsterdam bajo el título ‘Munch: Van Gogh’ donde se exhibirán hasta el 17 de enero del 2016.


El equipo curatorial liderado por Magne Bruteig del Museo Munch de Oslo y por Maite van Dijk del Museo Van Gogh de Amsterdam
 organizó las obras en base a las similitudes y analogías en las obras de Munch y Van Gogh. Entre las series de obras de ambos pintores se intercalan pinturas de Millet, Manet, Monet, Gauguin, Seurat con el fin de mostrar las influencias que compartieron.

Entre las estrellas de la muestra se encuentran, ‘El Grito’ (1893), paradigma de la soledad y la desesperación del hombre moderno –que se muestra junto al poema en que el autor explica el origen de tal obra– y se exhibe junto a ‘El Puente de Trinquetaille’, (1888) pintado por Van Gogh en Arlés.

El paralelismo más impresionante está compuesto por ‘La Noche Estrellada sobre el Ródano’ (1989) de Van Gogh y ‘La Noche Estrellada’ de Munch (1922-1924) ambas aquí arriba. La pintura de Van Gogh presenta una vista nocturna desde la ventana del cuarto del sanatorio mental de Saint-Rémy-de-Provence en el que estuvo recluido. En tanto que en el lienzo de Munch aparecen dos personajes descritos con trazos vibrantes y difusos que se confunden con un paisaje nocturno, que es la vista que Munch tenía desde su casa en Ekely, Oslo.

La principal característica del Expresionismo pictórico se percibe en el predominio de los colores sobre las formas claras y precisas. El objetivo pues es expresar la preponderancia de la subjetividad del artista sobre la realidad objetiva que presenta; es decir, se privilegia el ‘cómo se percibe’ por encima de ‘la realidad extramental que se percibe’. Ello queda a las claras con la contraposición de ‘La casa amarilla’ de Van Gogh y ‘La enredadera de Virginia’ de Munch, así como en la increíble afinidad entre la ‘Fertilidad’ de Munch y el ‘Sembrador’ de Van Gogh (ésta aquí abajo, y aquella arriba).

El trabajo de investigación comenzó 5 años atrás. En un inicio, se centró en descubrir si Munch (1863- 1944) y Van Gogh (1853-1890) mantuvieron algún tipo de relación o intercambio personal directo; pero todo indica que nunca se conocieron.

Ambos nacieron con 10 años de diferencia, crecieron en familias profundamente religiosas, ambos fueron personajes con personalidades conflictivas, solitarios, neuróticos, efecto de vidas trágicas, ensombrecidas por la pobreza, la enfermedad mental, la muerte de seres queridos y una espiritualidad volcada totalmente a la creación artística y la auscultación del alma humana moderna, contemporánea inclusive.

El mismo año, en 1880, escogen convertirse en artistas: Munch, con 17 años, se matricula en el Colegio de Diseño de Oslo; y Van Gogh, con 27 años, se matricula en la Academia Real de Bellas Artes de Bruselas. Se formaron en Paris admirando las obras de Claude Monet, Henri de Toulouse-Lautrec, Paul Gauguin entre otros postimpresionistas.

MELANCOLÍA, 1894-95. E.MUNCH MUSEO MUNCH OSLO

Ambos coincidieron en Amberes en 1885 y en Paris a finales de los ochenta del siglo antepasado. Caminaron por las mismas calles, frecuentaron los mismos cafés, los mismos barrios. Los investigadores constataron que ambos asistieron la misma exhibición en 1889 en Paris, con lo cual, si bien no se tienen pruebas directas sobre si se conocieron, se puede fantasear con la idea de que en algún momento pasaron uno a lado del otro, que cruzaron miradas y sintieron esa sintonía que a veces se percibe como una electricidad telepática afín y misteriosa.

El primer historiador del arte que escribió sobre las afinidades entre Munch y Van Gogh fue el novelista, crítico de arte alemán y amigo de Munch,  Julius Meier-Grefe. Hoy en día, a decir del equipo curatorial, son muchos los visitantes al Museo de Van Gogh que preguntan por obras de Munch confundiéndolas por las de Van Gogh; un error común que se repite en el Museo Munch de Oslo.

GIRASOLES V.VAN GOGH (1888) NEUE PINAKOTHEK, MÚNICH, ALEMANIA.

Edvard Munch (1863-1944) sobrevivió a Van Gogh (1853–1890). Pudo estudiar su obra, admirar su legado e incluso se propuso emularlo:

Durante su corta vida, Van Gogh no dejó nunca que su flama se agotase. El fuego y las brasas guiaron sus pinceles durante los pocos años en que se consumió creando. He pensado y deseo –en el largo plazo y con un poco más de dinero a mi disposición– seguir sus pasos. E.Munch. Octubre de 1933.

 

LA MUERTE DE MARAT. E.MUNCH (1907)  MUSEO MUNCH DE OSLO

En cuanto a las diferencias entre ambos pintores: los trabajos de Edvard Munch presentan personajes mórbidos, espectrales, constantes temáticas trágicas como la presencia de la muerte (su madre muere cuando tenía cinco años y poco tiempo después fallece su hermana favorita, Inga, todo ello cuando Munch era un niño aún), así como la enfermedad, los celos, la melancolía, entre otras obsesiones y tormentos sobre los que orbitan la obra del perturbado artista noruego.

Por su parte, la obra de Van Gogh, en contraste con la de Munch, no siempre trasmiten desesperación ni terror, sino también armonía y esperanza. Los personajes de Van Gogh se encuentran acogidos, reconciliados en la naturaleza, en tanto que los de Munch se encuentra aislados, desterrados de la naturaleza.

DE DANSZAAL IN ARLES (1888) VANGOGH;  RULETA EN MONTE CARLO, (1892) E. MUNCH.

Asimismo, próximamente Munch también compartirá exhibiciones con los artistas estadounidenses Robert Mapplethorpe (1946–1989) y Jasper Johns (1930), y luego con el artista danés Asger Jorn (1914–1973).

AUTORETRATO DE MUNCH (1903) Y DE MAPPLETHORPE (1985)

Las siguientes exhibiciones duales de Munch se realizarán en colaboración con el estudio de arquitectos Snøhetta, quienes estuvieron a cargo de la nueva Biblioteca de Alejandría y el Memorial del 11S de NY, EE.UU, entre otros importantes proyectos alrededor el mundo. Todo lo cual es parte de una estrategia para promocionar internacionalmente la vigencia del artista y su colección, la cual albergará el nuevo Museo Munch de Oslo.

THE END OF IT ALL HAS ALREADY HAPPENED – BJARNE MELGAARD + EDVARD MUNCH

Asimismo, el Museo Van Gogh celebra con la muestra ‘Munch+VanGogh’ el 125 aniversario de la muerte del eximio pintor neerlandés.

Por otro lado, ‘Munch+VanGogh’ es la primera muestra en estrenar la nueva entrada del Museo Van Gogh en el Museumplein, lugar donde museos como el Stedelijk (colección pública centrada en obras de arte moderno de Picasso, Chagall, entre otros) y el Rijskmuseum (pinacoteca que cuenta con cientos de obras de grandes maestros como Vermeer, Rembrandt, Velázquez y Rubens, entre otros) y el Museo de Van Gogh han trasladado sus entradas.

¡Compártelo!