Jackson Pollock: ¿el único artista norteamericano?

El MoMa de Nueva York presenta Jackson Pollock: A Collection Survey, 1934-1954 hasta el 13 de Marzo del 2016. El mejor lugar para una retrospectiva de Jackson Pollock (1912-1956)  es The Modern Museum of Modern Art (MoMa) de Manhattan, y precisamente esta exhibición es una inspección a los Pollocks que guardan. Bajo la curaduría de Starr Figura y, como asistente, Hillary Reder, ambas del departamento de dibujo del MoMa, se presentan más de 50 obras organizadas en 3 secciones que ofrecen una mirada cronológica a la producción de Pollock.

in2342_12_cccr
Jackson Pollock: A Survey

La muestra comienza con los primeros añosEarly Work, 1934–43. En 1930 su hermano mayor se muda a Nueva York y él lo sigue. Tiene 18 años y la imagen de cowboy que creó durante su infancia en Cody, Wyoming, en Chico, Arizona y luego en Los Ángeles, comienza a destruirse cuando él y su hermano se matriculan en The Art Students League of New York, y tiene como profesor al Thomas Hart Benton.

Vista de salas by Thomas Griesel. © 2015 The Museum of Modern Art, New York

Sin embargo, la importancia de la cultura del Western, del Lejano Oeste, del vaquero, permanece latente a lo largo de su obra; tal vez en su percepción del espacio. El primer objeto de la muestra es una caja pintada con crayolas en la que aparece un vaquero, un cactus y un sombrero. Fue realizado entre 1930-33.

caja

En estos años se forma a la luz del Greco, Rubens, pero también de los muralistas mexicanos como David Alfaro Siqueiros, cuyo estudio en Nueva York visitaba regularmente; y Clemente Orozco. En Flame (1934-1938), aquí abajo, aparece una hoguera en la que arde una calavera como si de un sacrificio humano se tratara. Ciertamente está influenciado por el famoso mural de Orozco en Darthmouth College The Epic of American Civilization (1932-1934) que Pollock vio en 1936. Con trazos robustos, Pollock logra un una pintura casi abstracta.

The Flame. c. 1934-38. Oil on canvas, mounted on fiberboard, 20 1/2” x 30” (51.1 x 76.2 cm). The Museum of Modern Art, New York. Enid A. Haupt Fund, 1980 © 2015 Pollock-Krasner Foundation / Artists Rights Society (ARS), New York.

También se interesa por Picasso a cuya retrospectiva asiste en el MoMa en 1939, “Picasso: Forty Years of his Art”. Asimismo en las obras de estos años se percibe con mayor claridad su interés por el arte prehispánico, la cosmovisión nativa  y los símbolos utilizados por los nativos de América del norte, y también de las culturas precolombinas de América del sur, plasmaban en sus telas, piedras, ceramios y murales. 

Stenographic Figure. c. 1942. Oil on linen, 40 x 56” (101.6 x 142.2 cm). The Museum of Modern Art, New York. Mr. and Mrs. Walter Bareiss Fund, 1980 © 2015 Pollock-Krasner Foundation/Artists Rights Society (ARS), New York

La segunda parte comprende los años de 1944 a 1947; están tematizados como Transitional Works, 1944–47. Sin embargo, Pollock establece lazos para el resto de su vida: en 1942 conoce a la pintora Lee Krasner, con quien se casará en 1945 y, tras su muerte en 1956, ella gestionará su legado artístico, tazando sus obras al alza y dando así el lugar que merecía la obra de Pollock.

12.1958
Untitled (Animals and Figures). 1942. Gouache and ink on paper, 22 ½ x 29 7/8” (57.1 x 76 cm). The Museum of Modern Art, New York. Mr. and Mrs. Donald B. Straus Fund, 1958 ©2015 Pollock-Krasner Foundation/Artists Rights Society (ARS), New York

Además, Krasner es en buena medida la responsable de que el MoMa tenga la mejor colección de Pollock del mundo, de hecho dona buena parte de las obras que se ven en la muestra.

82_1944_cccr.jpg
The She-Wolf. 1943. Oil, gouache, and plaster on canvas, 41 7/8 x 67″ (106.4 x 170.2 cm). The Museum of Modern Art, New York. Purchase, 1944 © 2015 Pollock-Krasner Foundation / Artists Rights Society (ARS), New York

En 1943 firma un contrato de un año con la Peggy Guggenheim, realiza su primera exhibición exclusiva en la galería Art of This Century. Ese mismo año pinta una de las obras estelares de la muestra The She Wolf de 1943. A primera vista recuerda el mito de la fundación de Roma, Rómulo y Remo amamantados por la loba, pero Pollock siempre lo negó. Fue la primera obra de Pollock que el MoMa adquirió.

Easter and the Totem. 1953. Oil on canvas, 6’ 10 1/8” x 58” (208.6 x 147.3 cm). The Museum of Modern Art, New York. Gift of Lee Krasner in memory of Jackson Pollock, 1980 © 2015 Pollock-Krasner Foundation / Artists Rights Society (ARS), New York

En 1945 Krasner y Pollock se mudan a East Hampton, a una bella granja, nada glamorosa, precaria más bien, pero con cierto encanto  (hoy conocido como el Pollock&Krasner House&Studio). Las precarias condiciones de su estudio, sin calefacción, dependiendo de la luz natural, de la luz y el calor del sol para poder pintar. Reteniendo esto y su pasión por el arte prehispánico, recuérdese la conversación, referida por Krasner, que sostuvo Pollock con el artista Hans Hoffman. Hofmann le dice al ver su trabajo en el estudio de East Hampton: “No trabajas con la naturaleza. Esto no es bueno, vas a terminar repitiéndote. Trabajas desde el corazón, no desde la naturaleza”. Pollock respondió: “Yo soy la naturaleza”.

El lienzo aquí arriba es uno de los pocos que lleva título: Gothic, de 1944. Aún se perciben las formas, los rostros y extremidades similares a los de un Picasso protocubista, en especial a Las señoritas de Avignon, que forma parte de la colección permanente del MoMa y se muestra en el quinto piso del museo. Gothic, por otro lado, fue prestado al Museo del Prado para la gran muestra por los 400 años de la muerte de El Greco en el 2014 titulada ‘El Greco y la Pintura Moderna’ como ejemplo de la influencia del manejo del color del El Greco en el Expresionismo Abstracto.

Mature Work, 1948–54 es el tercer apartado, allí se exhiben sus obras de madurez, las obras estelares. En esos años, en el taller de East Hampton sucede en revolución en la historia de la pintura o tal vez el eterno retorno del debate sobre el lienzo versus el mural: un lienzo de gran formato se tiende en el piso de su estudio. En lugar de pinceles, Pollock utiliza un palo de madera para crear trazos rítmicos, puntuados, como salpicados, interlineados, charcos de diferentes colores: la técnica pictórica conocida como dripping.

77_1950_cccr.jpg
Number 1A, 1948. 1948. Oil and enamel paint on canvas. 68″ x 8′ 8″ (172.7 x 264.2 cm).

Ejemplo paradigmático del dripping es Number 1A, 1948, aquí arriba o  One: Number 31, 1950, (la última pintura en esta reseña) con más de 5 metros de lienzo, con trazos blancos, negros, grises, marrones viscerales y elegantes. Ese mismo años realiza Autumn Rhythm que se encuentran en The Metropolitan museum of Art  y Lavender Mist en The National Gallery de Washington. Se tiende a relacionar inmediatamente a Pollock con el dripping obviando la exploración, el camino que necesariamente desemboca en dicha técnica. Por ello, conforme se avanza por la exhibición y se confronta el anhelo por las  obras de sus años de madurez y se confronta con las obras del primer período, el dripping adquiere un nuevo brillo –este es un de los goces de la muestra: un juego de reconocimiento: reconocer de dónde viene el dripping. No se trata simplemente de una nueva técnica. La muestra permite ver la necesidad en el recorrido experimental de la pintura de Pollock.

186.1952
Full Fathom Five. 1947. Oil on canvas with nails, tacks, buttons, key, coins, cigarettes, matches, etc. 50 7/8 x 30 1/8″ (129.2 x 76.5 cm). Gift of Peggy Guggenheim.

En 1949 la irónica revista Life le dedica un informe de 4 páginas titulado Life“Is he the greatest living painter in the United States?”  A pesar de ello, sus malestares se agudizan: alcohólico intermitente, depresivo crónico, una fragilidad insondable y, finalmente, una ansiedad incontrolable por superar los límites del dripping lo sume en un espiral autodestructivo que lo llevará un fatal accidente de carro.

7_1968_cccr.jpg
One: Number 31, 1950. Oil and enamel paint on canvas. 8′ 10″ x 17′ 5 5/8″ (269.5 x 530.8 cm). Sidney and Harriet Janis Collection Fund (by exchange).

La imagen que se tiene de hoy de él es la que protagonizó Ed Harris en la película Pollock, realizada a partir de la biografía Pollock: an American saga: hijo de la Gran Depresión, vaquero, pintor neoyorquino, un genio alcoholizado, posiblemente con un trastorno bipolar que se mata a los 44 años en un accidente de carro con su amante.

También está el Pollock que creció feliz en el seno de una familia modesta en el Oeste de los EE.UU, que devino pintor por una peculiar curiosidad, una sensibilidad exacerbada que nunca supo manejar; se casó con la pintora Lee Krasner y tuvieron años felices en East Hampton, donde cultivaban sus propias verduras, buscaban almeja en la costa y se aventuraba en los bosques en busca de setas salvajes cuando no pintaban o hacían el amor. Llevaron una vida entre rural y chic, con banquetes con invitados como Peggy Guggenheim, el coleccionista y artista Alfonso Ossorio, el crítico y profesor de la Universidad de Cornell, Clement Greenberg, entre otros importantes intelectuales y artistas amigos integrantes del Expresionismo Abstracto; en fin, que a pesar del drama y la vida trágica, Pollock y Krasner también fueron felices.

¡Compártelo!